1/25/2015

redundancia ( en el país de los culos paspados)

Ciudadano indeciso e independiente, amigo de la jueza Fabiana Palmaghini
 a cargo de la investigación de la operación Nisman Hazte fan!



La operación arrojaticia de un cadáver a Cristina, para esta vez sí, luego de casi 12 años de ciclo K, provocar ingobernabilidad en el país e interrumpir el mandato constitucional, aún no ve sus frutos en las encuestas.

Por caso, una encuesta encargada por el diario cloacal Perfil, con el método de teléfono fijo (recuérdese que los sectores populares de menores ingresos, poseen mayoritariamente celular y no teléfono fijo) dio que la imagen positiva de Cristina "bajó 4 puntos" luego del asesinato del fiscal utilizado por los golpistas.

Supongamos que damos por cierta esa encuesta al universo limitado de la clase media-media para arriba. La supuesta pérdida de imagen, es ínfima respecto a las increíbles acusaciones hacia Cristina, que la cadena golpista busca instalar.
La propia sub-encuesta reconoce que se consolida un "núcleo duro kirchnerista de casi el 30% de los encuestados".

Como dato obvio, surge que los que tenían mala imagen de Cristina, ahora tienen una peor opinión.
Es teyible esto, puesto que los que gritaban, "shegua ladrona, morite" (similar a lo publicado en el facebook de la jueza que investiga el caso) ahora dicen: "shegua asesina, morite dos veces".
No es lo mismo...

crisis en la eurozona: derrota neoliberal



Grecia: ganó Syriza y la izquierda sería mayoría en el Congreso

La coalición liderada por Alexis Tsipras se impuso en las elecciones generales al obtener entre el 35 y el 39% de los votos, según sondeos a boca de urna...

reunión cumbre

Scioli se reunió con el nuevo embajador de Estados Unidos



El encuentro se realizó en Mar Del Plata. Se comprometieron a "redoblar los esfuerzos para fortalecer una agenda positiva con eje en el desarrollo y la producción".


El gobernador Daniel Scioli se reunió hoy en Mar del Plata con el flamante embajador de Estados Unidos, Noah Mamet. Ambos se comprometieron a "redoblar los esfuerzos para fortalecer una agenda positiva con eje en el desarrollo y la producción". 


Notas y tuit relacionado

Sciolismo:  Miguel Bein y Ricardo Arriazu: "Hay que endeudarse para crecer en 2015"

Los economistas analizaron la situación económica en el ciclo que organizó el Banco Industrial. Advirtieron sobre la necesidad de solucionar la escasez de dólares...

el efecto nisman y las audiencias redundantes

Leemos a Abel:

También la oposición más enconada, la que querría ver al gobierno K derrumbado y desprestigiado, debe tenerlo en cuenta. Por supuesto que la muerte de Nisman ha impactado en muchos argentinos, pero no ha volcado contra el gobierno a nadie que no lo estaba ya. No es un tema que define posiciones políticas.


Desarrollamos el concepto de “audiencias redundantes” para describir a modo de discusión preliminar el fenómeno configurado por el impacto de la notable actividad política opositora desplegada por los medios de difusión de alcance metropolitano.
El fenómeno en cuestión reside no en negar influencia de los aparatos de medios opositores sino en señalar su actual incapacidad de ampliar audiencias, quedando su efecto de aversión encapsulado sobre los segmentos que ya resultaban opositores al oficialismo y circunscriptos geográficamente a la zona metropolitana, donde prácticamente agotan toda su influencia.
Es es en esta misma dirección que pensamos el efecto que promueve el caso Nisman y que esplicamos en esta columna de Perfil: 

Efecto Nisman

Recientemente, la empresa Ipsos divulgó un relevamiento de imágenes internacional, donde Evo Morales y Cristina Kirchner encabezaban las preferencias con más de 50% de aprobación, por sobre los niveles de Obama, Stephen Harper, Rousseff, Santos, Humala, etc. http://www.notimerica.com/sociedad/noticia-evo-morales-cristina-kirchner-presidentes-mejor-imagen-america-2014-20150102201401.html
Rara avis en la historia nacional, Cristina es la presidenta de mayor imagen positiva en el año final considerando su doble período de gobierno. Dato preocupante para la oposición y promisorio para el oficialismo, la pregunta que corresponde es si tras el affaire Nisman, las preferencias se mantienen.
Pues bien, a nuestro juicio, no tiene el caso Nisman ningún efecto significativo sobre la opinión pública, más que el de afirmar la aversión previa de aquellos que ya definieron su oposición al Gobierno y abigarrar la defensa de quienes sostienen al oficialismo, manteniéndose los altos niveles de popularidad de Cristina Kirchner.

Nota Relacionada

seis cinco, no te alejes tanto de mi ...

crisis en la eurozona: una década después, los griegos votan seguir el camino que marcó nestor en 2004.


Los griegos votan sobre seis años de austeridad impuesta por la UE

El favorito Syriza pretende abandonar el rescate y reestructurar la deuda

El sexto Gobierno griego desde que empezó la crisis en 2008, suponiendo que tras las elecciones de hoy se forme uno a corto plazo –y no se repita el escenario de 2012, cuando hicieron falta dos convocatorias seguidas para ello-, tendrá por delante una tarea hercúlea, afrontar una crisis socioeconómica sin precedentes en tiempos de paz (300.000 familias en el umbral de pobreza; una contracción del 25% del PIB en un lustro; más del 50% de paro juvenil; una deuda de 300.000 millones de euros), pero también, si se confirma el triunfo de la izquierdista Syriza, una dificultad añadida, la que implica cambiar las reglas del juego en medio de la partida.
Pese a una tímida recuperación poco palpable aún en la economía real, con las negociaciones con la troika pendientes de un hilo y la prórroga del segundo rescate a un mes de expirar, el Ejecutivo que presumiblemente liderará Syriza –solo o apoyado por otras fuerzas, dependiendo del resultado de las urnas- pretende abandonar de inmediato el rescate, reestructurar la deuda, con una quita superior al 50% del valor nominal de la misma, y, sobre todo, sacudirse el dictado de la troika de acreedores para “recuperar la soberanía”, como subrayó el jueves Alexis Tsipras, su líder, en el cierre de campaña en Atenas. Que lo haga o no dependerá de su margen de maniobra, es decir, de los apoyos que coseche hoy en las urnas. Las encuestas le sitúan al borde la mayoría absoluta.
Ni siquiera la zanahoria de los estímulos del Banco Central Europeoha hecho moverse un ápice de sus tesis a Syriza, que insiste en respetar el mandato popular a la hora de gobernar. Lo dijo Tsipras en un artículo publicado esta semana en el diario Financial Times: “La austeridad no es parte de los tratados europeos. La democracia y el principio de soberanía popular sí lo son. Si el pueblo griego me respalda con su voto, la aplicación de nuestro programa económico no será una práctica ‘unilateral’, sino una obligación democrática”. Su equipo de asesores confía en alcanzar un acuerdo con la troika antes del verano.


Las propuestas de Syriza, por tanto, erizan a Bruselas y a Berlín, y pueden dar ideas a otros países con escenarios parecidos, como España y los del sur de Europa, víctimas de una crisis algo menos pavorosa que la griega. Porque votando a Syriza –pero también a otros partidos tan dispares como el neonazi Aurora Dorada, el comunista y el nacionalista Anel, en torno al 12-14% de los votos-, los griegos se pronunciarán fundamentalmente contra unas recetas de austeridad que han dejado calcinado el país, con más de 200.000 jóvenes emigrados al extranjero (el 9% de los licenciados universitarios) y un incremento de los suicidios de un 45% desde que empezó la crisis, en 2009.
Tras las 24 horas de silencio impuestas a las encuestas, en vigor desde la medianoche del sábado, la actividad electoral prosiguió ayer a medio gas por la lluvia y el cansancio en las casetas que los partidos tienen repartidas por todo el país, una imagen que tiene mucho de canto de cisne. Porque también el juego político quedará transformado radicalmente: tras el aviso de 2012, cuando Syriza se convirtió en el segundo partido más votado –y en principal fuerza de oposición, con 71 diputados-, entre los tradicionales ND y el Pasok, los comicios de hoy enterrarán definitivamente el bipartidismo imperante desde la restauración de la democracia, en 1974, y contribuirán en teoría a ‘sanar’ la crisis de legitimidad política que la recesión, pero también el lastre de la corrupción y el clientelismo del sistema, han hecho aflorar a la superficie.
Una tercera vía se abre pues en Grecia, así como una decantación de la miríada de partidos que provocó centrífugamente el colapso del sistema tradicional. De las 22 formaciones que concurren, unas 15 –como el que fuera socio de Gobierno hasta 2013, el moderado Izquierda Democrática- ni siquiera lograrán según los sondeos entrar en el Parlamento al no superar el mínimo del 3% de los votos que marca la ley electoral, pero el total de votos que cosechen sí influirá en el balance final para Syriza y ND, segundo partido en apoyos (entre el 26% y el 30%).

Nota Relacionada 

Sciolismo:  Miguel Bein y Ricardo Arriazu: "Hay que endeudarse para crecer en 2015"

Los economistas analizaron la situación económica en el ciclo que organizó el Banco Industrial. Advirtieron sobre la necesidad de solucionar la escasez de dólares...


operación nisman: el video que compromete más a cristina con pruebas de la relación creciente con irán. los cocineros en la mira del fiscal ("partícipes necesarios")



Leemos al Perro:

El fiscal empetrolado



En diez ocasiones a lo largo de su dictamen Nisman sostiene que la Argentina tenía una urgencia o una crisis energética, que califica de severa, por la cual necesitaba del petróleo iraní, a cambio del cual ofrecía granos y carne. Esta afirmación figura en grabaciones de Luis D’Elía, quien se atribuye diálogos al respecto con el ministro Julio De Vido, y de Jorge Khallil. Consultado para esta nota, 

De Vido negó que exista tal crisis energética. Dijo que la Argentina importa cantidades insignificantes de petróleo y en cambio es exportador de crudo. En 2014 la importación no llegó al 2 por ciento de la oferta total de petróleo crudo, en 2013 fue del 1,3 por ciento, en 2012 de 0,8 por ciento, entre 2011 y 2009 no se importó nada y en 2008 y 2007 el 0,1 por ciento. En 2014, en cambio, la Argentina exportó el 7 por ciento de su producción nacional de crudo.

La Argentina nunca importó petróleo iraní, porque tiene 1,3 por ciento de azufre, lo cual impide su refinación aquí, donde no son tolerables niveles superiores a 0,2 por ciento. Lo que la Argentina importa son combustibles líquidos y gas natural licuado, pero Irán no tiene plantas de liquefacción. Irán exporta gas butano y propano, pero la Argentina también. 

Las estadísticas oficiales de comercio exterior tampoco dejan lugar a dudas. Como se puede observar en el gráfico de la cancillería argentina, cuya fuente informativa es el INDEC, lejos de aumentar el comercio argentino con Irán decreció a partir de la firma del Memorando de Entendimiento en enero de 2013. Tal vez alguno de los interlocutores grabados por Nisman haya creído posible utilizar sus contactos en las inmediaciones del poder, tanto en Teherán como en Buenos Aires, para realizar algún negocio y recibir comisiones. Pero su patético desconocimiento de las condiciones estructurales del comercio entre ambos países lo hizo imposible. Ni la trágica muerte del fiscal permite soslayar la liviandad del último dictamen que firmó.
Mássa

Nota Relacionada

Colombi y un directivo de Clarín propician negocios con Irán pero apoyan críticas al memorando

El gobernador de Corrientes, Ricardo Colombi, y José Antonio Aranda, directivo del Grupo Clarín, propician el comercio con Irán mientras desde el multimedios y desde la alianza Frente Amplio UNEN, que el mandatario provincial integra, arrecian los cuestionamientos al Memorádum de Entendimiento por la causa AMIA.

quién ha ganado la guerra en los montes del vientnam... el guerrillero en su tierra y el yanky en el cinema


Por Horacio Rovelli, Economista UBA

La segunda carta de la Presidenta de la Nación a todos los habitantes del suelo argentino es de un grado de franqueza y claridad que pocas y contadas veces fueron afrontados por los gobiernos de este país del sur de América.

En primer lugar porque demuestra que se puede tener la administración pero no el poder, que lo constituyen fuerzas sociales que a su vez están relacionadas con otras naciones que tienen intereses concretos en la Argentina.

Se sabe que José López Rega reportaba al embajador Robert C. Hill, confeso hombre de la CIA (Central de Inteligencia Americana), que se conocían desde que Hill era embajador en España, y que fue nombrado en ese cargo en el país en 1974 tras el acuerdo con las automotrices norteamericanas que fueron forzadas por el ministro José Ber Gelbard a vender vehículos a Cuba. En el caso actual, el fiscal Alberto Nisman saltó a la fama internacional cuando en el año 2010 WikiLeaks publicara una serie de cables de la embajada de los Estados Unidos en la Argentina en los que se comprobaba cómo la investigación que él llevaba sobre el atentado a la AMIA era dirigida desde Washington. En los cables filtrados por la web dirigida por Julián Assange, hay informes de las visitas de Nisman a la embajada y a los Estados Unidos (EE.UU.) donde se discutían los detalles de la causa, del envío de documentos legales antes de ser presentados a la Justicia argentina e, incluso, pedidos de disculpas por no avisar de procedimientos inherentes a su cargo.

Con José López Rega, la CIA fue más benigna: lo protegió, vivió en Miami gozando del dinero robado y, enfermo por la diabetes, en 1986 se acordó su entrega para morir tres años más tarde, sin juicio, sin tener que dar cuenta de nada, como si hubiera sido un ciudadano honorable.

La nota “El truco de la confusión”, de la periodista Sandra Russo en Página 12, tiene un acierto mayúsculo, demuestra cómo es manipulada la “opinión pública” en los llamados “golpes blandos” en que las instituciones (Justicia, Congreso) destituyen a los presidentes, como son los casos de Manuel Zelaya en Honduras, Fernando Lugo en Paraguay, y se intentó contra los presidentes Rafael Correa y Hugo Chávez, y cómo, en los casos en que se logró el objetivo, esos países cambiaron su alineamiento y se integraron a la Alianza del Pacífico. Hay que aclarar que en el caso de la República Bolivariana de Venezuela una bomba acabó con la vida del fiscal Danilo Anderson el 18 de noviembre de 2004. Los grandes medios aseguraron la directa responsabilidad en la ejecución de ese atroz crimen al gobierno de Chávez, hasta que la Justicia determinó que fueron mercenarios y fanáticos, ligados a la derecha y enfrentados al gobierno nacional, a los que se los condenó a la pena máxima: 30 años de prisión.

Grandes corporaciones nacionales y extranjeras usufructúan del poder real, se puede acordar con ellos, siempre que se les conceda el beneficio de valorizar su capital y no se entorpezcan sus planes de expansión y acumulación y, en ese caso, ceden (por un tiempo) la administración pública, y hasta cierto punto –y siempre y cuando no puedan hacer otra cosa–, hacen valer todas sus armas e influencias, y no trepidan en nada, ni en la vida ni en la muerte para que se cumplan sus designios.

Son esa lógica y esa relación de fuerzas implícita en la sociedad argentina las que hacen que, por ejemplo, la Comisión Nacional de Valores suspenda preventivamente en la realización de operaciones bursátiles a Macro Securities y Banco Macro –que preside Jorge Brito, quien es a su vez presidente de Adeba, la asociación de bancos privados nacionales– al detectar diversas irregularidades vinculadas con las obligaciones que dichas entidades tienen en materia de prevención del lavado de dinero, y unos días antes, en este mismo mes de enero de 2015, el BCRA le autorizara al mismo Banco Macro a distribuir dividendos entre sus accionistas por 596 millones de pesos.

Sólo se avanza si se aceptan las condiciones de mercado, que es la lógica que llevó a indemnizar a Repsol por el 51% del paquete accionario de YPF S.A., sabiendo, teniendo pruebas fehacientes de la mala administración que realizó y de su objetivo de ir disminuyendo la producción de gas y petróleo para aumentar sus precios internos, cosa que el Gobierno revierte, después de la expropiación, acrecentando la inversión. Pero el ejemplo de que se paga lo que el capital determina hace que los títulos y valores argentinos mantengan firme su cotización.

Es más, ni la muerte de Nisman, ni las horas de televisión, radio y medios de comunicación más diversos en contra del gobierno nacional hacen mella en la economía argentina, el capital viene atraído por las altas y sostenidas tasas de ganancias que generan la producción de bienes y servicios, que se reflejan en las generosas tasas de interés y de rendimientos de títulos y acciones cuando, en los países centrales, el rendimiento de los títulos y acciones no alcanza a ser del 1% anual.

El problema es que (y en esto hay que rescatar nuevamente la nota de Sandra Russo: “La apuesta de este año que viviremos en peligro no es al debate profundo de ideas ni a la discusión política sobre el destino de este país. Esa gente no tiene nada que discutir porque no tiene nada que ofrecer, políticamente hablando…”) van a tratar de embarrar la cancha para no discutir nada, en la certeza de que la ignorancia y la necedad los va a llevar a votar a los “conocidos de siempre”, que son conocidos por los grandes medios que difunden malintencionadamente la muerte de Nisman.

La sarta de lugares comunes y reflejo de decir lo que los medios quieren que se diga de las figuras del espectáculo, o del deporte o de todo lo que puede ser conocido (como los políticos más mediáticos, como una diputada que trata de asesina a la Presidenta, diputada que es conocida por la televisión pero que ni siquiera asiste a su trabajo) corroboran lo que decimos. Faltaría que dijeran “que los argentinos somos derechos y humanos” y vitoreen por el mundial de fútbol de 1978 o porque “estamos ganando en las Malvinas”, que también fue azuzado por los grandes medios y los grandes comunicadores de esa triste época.

Es más, el sostenido y esperado rendimiento del capital en la Argentina se basa en la creencia de que esto va a ser así, que se acabó el tiempo del “populismo” y que el gobierno que suceda al actual va acatar en silencio lo que el gran capital que opera en el país decida, y solo para su exclusivo beneficio, si para ello se debe empujar a la población al desempleo y a la marginalidad no les preocupa, no forma parte de su visión y de su mundo.

RUFO y después. El Gobierno, en el severo y restrictivo marco descripto, juega sus piezas; por un lado, trata de restablecer el acuerdo con las grandes comercializadoras de granos y aceites (el Centro de Exportadores de Cereales y la Cámara de la Industria Aceitera Argentina), para asegurar la venta y conversión de esas ventas a pesos al tipo de cambio oficial, así como en el último trimestre del año pasado aseguraron y cumplieron con liquidaciones por 5.500 millones de dólares, extender esos compromisos al presente año 2015. Lo mismo se hace con los importadores, que están más fragmentados y diversificados, tratando de acordar las pautas y montos estimados de importación, tratando de evitar los faltantes de oferta que hubo el año pasado, y de la conjunción de exportadores e importadores tener una estimación del programa comercial y cambiario.

En el frente financiero, se tienen para el corriente año vencimientos de capital e intereses de deuda en poder del sector privado por unos 15.000 millones de dólares, entre el superávit comercial esperado (en torno de la mitad de esa suma), la refinanciación de los vencimientos por los altos rendimientos (ya contado en la nota). Los acuerdos financieros con China, y después con Francia y Brasil, plantean un programa cumplible, consistente y real, pero subordinado a que el gobierno que suceda al actual sea de gusto y agrado del capital.

Y en esto también juega la cláusula RUFO, que es la cláusula por la que no se le puede dar mejor trato a ningún otro acreedor que los que entraron en el canje de títulos de deuda viejos por nuevos (títulos discount o reestructurados) en los años 2005 y 2010, que venció el último día hábil de 2014, pero que no está exenta que si el Gobierno decide acordar este año con los fondos buitre y concederles más intereses y/o reconocimiento de mayor capital a los títulos que están en su poder, aparezca una demanda de un bonista que había entrado en los canjes ante un juez de Nueva York u otra plaza por el estilo y exija que se le pague esa diferencia, con lo que la historia se vuelve a repetir, dada la particular interpretación que hace del pari passu (igualdad de condiciones) la Justicia estadounidense

Para evitar ese trillado camino, es que la Argentina presenta ante el G77 + China un nuevo marco jurídico multilateral para la reestructuración de deudas soberanas y que se cree en el seno de las Naciones Unidas (ONU) una Corte Internacional de Bancarrotas de Estados Soberanos, que imitando el sistema de quiebra del sector privado haga que si una amplia mayoría (como es en la Argentina el 66% de los acreedores) acepta un plan de pago, sea igual para todos y ninguno pueda reclamar nada. Mientras tanto no se consiga un consenso en esa materia, sería ingenuo pensar que el país acuerde con los fondos buitre un mayor pago que el que se les hizo a los bonistas reestructurados y que está fijado por la Ley 26.984 de Pagos Soberanos promulgada el 11 de septiembre de 2014.

Por lo tanto, “en este año que viviremos en peligro”, el juego del capital es acomodar las cartas a su favor, y aprovechar todas las fisuras que se presenten para garantizar su patrimonio y ganancia, ya sea endilgar subrepticiamente de acordar con el terrorismo al Gobierno, o de amenazar con la aceleración de los vencimientos de los títulos de deuda en poder de los fondos buitre y exigir que se acuerde a cualquier precio sin medir las consecuencias y/o cualquier otro procedimiento, porque el fin justifica los medios (si no, cabe recordar nuevamente la matanza de Ezeiza o las listas negras de la Triple A y en qué terminó el país).

Las dos cartas de la Presidenta de la Nación demuestran estar a la altura de las circunstancias. Es un gobierno que se va, pero lo hace digna y valientemente, y la historia demuestra que eso es lo que realmente consta y se memora.

1/24/2015

ahora dicen que la gente dice que hay que proteger a stiuso de la diktadura k! "yo soy ingeniero no se espiar!", advertía al entrar a comodoro py...










efecto nisman!


Efecto Nisman


Recientemente, la empresa Ipsos divulgó un relevamiento de imágenes internacional, donde Evo Morales y Cristina Kirchner encabezaban las preferencias con más de 50% de aprobación, por sobre los niveles de Obama, Stephen Harper, Rousseff, Santos, Humala, etc. http://www.notimerica.com/sociedad/noticia-evo-morales-cristina-kirchner-presidentes-mejor-imagen-america-2014-20150102201401.html

Rara avis en la historia nacional, Cristina es la presidenta de mayor imagen positiva en el año final considerando su doble período de gobierno. Dato preocupante para la oposición y promisorio para el oficialismo, la pregunta que corresponde es si tras el affaire Nisman, las preferencias se mantienen.

Pues bien, a nuestro juicio, no tiene el caso Nisman ningún efecto significativo sobre la opinión pública, más que el de afirmar la aversión previa de aquellos que ya definieron su oposición al Gobierno y abigarrar la defensa de quienes sostienen al oficialismo, manteniéndose los altos niveles de popularidad de Cristina Kirchner.

Contrariamente, hay que decirlo, sí se observan, tras el sangriento episodio y el tratamiento que de él hicieron los medios opositores, efectos notorios sobre la dirigencia política en general.

Tal vez el efecto más notable del affaire Nisman –que, per se, en nada significativo influye en el sistema de preferencias de la opinión pública general– es el impacto negativo que promueve el ruido de medios opositores sobre los sectores más dinámicos de la dirigencia política que retrocede en su protagonismo tanto por fuera como por dentro del FpV y, contrario sensu, el impulso que asigna a los dirigentes más conservadores de la oposición y el oficialismo.

En este sentido, al menos en el lapso inmediatamente posterior al episodio del fiscal muerto, los sectores más fervientemente opositores del arco político han ganado visibilidad de medios, y al interior del oficialismo, como corresponde a esta dinámica retrógrada, es el sciolismo –cuyo plexo dirigencial lo constituye el viejo peronismo no kirchnerista– el que al calor del affaire Nisman observa un avance circunstancial en la disputa interna.

Retomando el análisis en materia de opinión pública general, no existe modificación en el sistema de preferencias electorales por la muerte de Nisman, y no llama la atención este suceso. Es tradicional la escisión entre episodios trágicos y efectos electorales. Revisemos el pasado reciente, muy rápidamente y con sucesos diversos todos incomparablemente más graves que el episodio Nisman. No juzguemos, observemos lo ocurrido.

Ni el atentado a la Embajada de Israel, ni a la AMIA, ni la voladura de Río Tercero hicieron retroceder electoralmente al menemismo. Más aún, recordemos que sólo ocho meses después del tremendo atentado a la AMIA –similar período resta para llegar a las elecciones de octubre– se realizan las elecciones nacionales donde Menem obtiene el 49,7% de los votos, dos puntos porcentuales más que en 1989.

Puede haber habido, producto de los atentados, efectos de deterioro electoral en el margen; es probable, aunque de difícil comprobación objetiva –los datos duros electorales no indican eso–, pero el plexo electoral del menemato se quiebra sólo con la crisis socioeconómica que se instala tras el llamado efecto Tequila a mediados de los años 90.

Crisis de contagio por canales financieros que finalmente se trasladaría a la economía real, el régimen ya no se recuperará de las consecuencias sociales del Tequila y la aceleración enorme de la destrucción de empleo, que supuso 1,2 millón de puestos perdidos en un año (1994-95).

El desempleo iniciado con la crisis del Tequila sólo descenderá de 16,4% a 12,7% en el año 1999 y sobre la base de los viejos planes Trabajar, la caída de ingresos que se observó a partir del año 1995 se mantendrá y la baja vertical del consumo marcaría la etapa final del menemato y acompañaría todo el ciclo de falsa heterodoxia de la Alianza progresista Fepaso-UCR.

Retomando el análisis sobre las consecuencias en materia de opinión pública del fiscal encontrado muerto y tal como se patentizó el lunes en las fallidas convocatorias “espontáneas” a cacerolerar –y van...–, se observa que, más allá del ruido de medios opositores y su “cadena fiscal”, no habrá el más mínimo impacto electoral por el episodio Nisman; esto es, no habrá impacto estadísticamente significativo, claro.

Sucede que las preferencias electorales mayoritariamente están echadas, y la carta decisiva para imaginar el escenario consolidado de octubre será nuevamente el involucramiento de la Presidenta apalancada en sus altos niveles de popularidad.

Complementariamente, la estrategia de polarización electoral y el candidato que sea capaz de encarnarla en un contexto de percepción de mejoras socioeconómicas en especial sobre el 50% más pobre de la población, el electorado oficialista predominante, resultarán –o no– la plataforma para que el FpV acceda –o no– a superar el 40% de los votos y obtenga una distancia mayor a diez puntos respecto de la segunda minoría triunfando en primera vuelta, su escenario electoral más propicio.

Así las cosas, las chances electorales del FpV siguen intactas y las de triunfo en primera vuelta están a sólo 7 puntos del piso electoral oficialista que desde esta misma columna ya observamos representa el 33% de los votos. Son muchos votos de arranque, ¿no les parece, estimados lectores de PERFIL?

*Director de Consultora Equis.

Cumbia Relacionada

nuevo, kumbia del pelado ( alias "el cerrajero") !!!